Esclavos de la comida

Nunca había oído hablar de esta enfermedad. Se hace llamar Bulimia no compensatoria y las personas que la sufren son comedoras compulsivas. Admiten que son impotentes ante la comida y sus vidas se convierten ingobernables.

Cuando me propusieron hacer un reportaje a la Asociación de Comedores Compulsivos de Gipuzkoa no supe realmente lo grave de esta patología hasta que conocí los testimonios de dos jóvenes donostiarras que se esconden bajo los pseudónimos de Irati y María. Tampoco quieren mostrar su imagen ante las cámaras pero sí compartir su experiencia con el resto de la sociedad para que se conozca este trastorno y se reconozca como una enfermedad.

Tenedor
Imagen: Fernando Carmona González

Cada semana, ellas y el resto de comedores compulsivos que forman parte de la Asociación se reúnen en un local del Paseo Larratxo, 20, un lugar donde pueden desahogarse y sincerarse. Un momento en el que comparten la esperanza para superar la compulsión por la comida.

Según cuenta María, “creía que mis padres me odiaban y ese vacío de amor que sentía lo llenaba con comida. Comía a todas horas y cantidades exageradas. He llegado a coger comida de la basura; comer hasta tener dolor de muelas y fuertes dolores de tripa. Lloraba y necesitaba seguir comiendo sin saber por qué”. A pesar de todo, mantiene una actitud estoica ante su problema.  “Hasta ahora no conocemos a nadie que lo haya superado, pero sabemos que se pueden controlar los atracones y vivir mucho mejor”.

DATOS:

– Las reuniones se celebran todos los viernes, en un local del Paseo Larratxo, 20

– Más información: www.comedorescompulsivos.es.

oadonostia@gmail.com

Las TEIC y la sanidad del futuro

Las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones en el ámbito sanitario se han revelado como herramientas de cambio, facilitando la continuidad asistencial o el acercamiento de la atención al entorno del paciente.

A continuación, os dejo una entrevista que tuve la ocasión de realizar sobre telemedicina para pacientes oncológicos. El proyecto se llama Oncomed y desarrolla el Instituto de Onco Hematología del Hospital Donostia.

Entrevista publicada en la revista JALGI del Colegio de Enfermería de Gipuzkoa